Convento de Begur



Convento de la Orden de los Mínimos que pertenecía a la Provincia de Cataluña. Su fundación se remonta a 1699 cuando el gobierno municipal del pueblo de Begur concede a los religiosos mínimos la capilla y casa de Santa Reparada con una serie de contrapartidas y obligaciones (que haya al menos 2 confesores, colaboración con la parroquia en las fiestas principales, entierros, procesiones, etc. Se tomó posesión en 10 de julio de 1699 y se aprobó la fundación en el Capítulo General de 1716 (aunque la aprobación episcopal, que modificaba alguna de las condiciones, no se emitió hasta 1725). En 1777 el convento estaba habitado por 6 sacerdotes y 3 hermanos donados, y tenía unas rentas anuanles aproximadas de 500 libras.

Grabado representando la imagen de la Santa titular de la antigua Capilla conventual


La finca tiene una fuente cuyas aguas se consideraban en el pasado de utilidad medicinal. Tras la exclaustración, el convento quedó deshabitado y adquirido en 1866 por un particular que lo destinó a fábrica de tapones de corcho.

Tras pasar por diversos propietarios, los mínimos de Barcelona, a través de sociedades interpuestas, pudieron adquirir la finca hacia 1930, aunque, por la penuria de efectivos y de medios después de la guerra civil, no lograron establecer una comunidad estable. Actualmente está ubicada en él una empresa de turismo sostenible.


En primer término, el antiguo convento de Mínimos de Begur