Convento de Cabra


La fundación del convento de los mínimos de Cabra, perteneciente a la Provincia monástica de Granada, fue solicitada por la villa de Cabra, autorizándola el 29 de enero de 1589 Francisca Fernández de Córdoba, duquesa de Baena y condesa de Cabra. El Capítulo General celebrado en Valencia en 1593 aceptó este convento, indicando, sin embargo, expresamente que en él se observase la Regla como en los demás conventos y prohibiendo que en lo sucesivo se erigieran conventos con nombre de Descalzos sin licencia del Capítulo General. En diciembre de 1590 el convento estaba habitado por seis religiosos con el Padre Cristóbal Torrodado como Vicario Corrector. En la iglesia fueron sepultados el Padre Antonio de los Reyes y el Padre Bartolomé Martínez (uno de los fundadores). En 1612 se reconocieron los privilegios de fundadores a Luis de Soto Valdivieso y a su mujer Isabel Francisca por un donativo de 1.000 ducados y edificación de una capilla nueva en la iglesia. El 1 de abril de 1775 la villa hizo voto a San Francisco de Paula.
No queda actualmente nada de este convento; sus instalaciones fueron derribadas y el lugar pasó a convertirse en finca de recreo.


BIBLIOGRAFÍA: