Cordígeros de San Francisco de Paula


Cordígero significa "portador de cuerda o cordón". Reciben la denominación de Cordígeros de San Francisco de Paula los que, sin pertenecer a la Orden Mínima Seglar (terciarios), llevan un cordón negro semejante al del Santo y al de sus religiosos. El cordón o cíngulo es ritualmente bendecido e impuesto por un clérigo facultado para ello. Normalmente los Cordígeros se reúnen en Cofradías canónicamente establecidas, aunque pueden existir Cordígeros aislados en los lugares donde tales Cofradías no están formadas. Es tradición que el origen de esta devoción de llevar el cordón se remonta al mismo San Francisco de Paula. Modernamente las Cofradías de Cordígeros vienen a encauzar la posibilidad de participar en algunos de los beneficios espirituales de que goza la Tercera Orden mínima, sea porque no se pueda o no se quiera pertenecer a ella. También sirve para agrupar a jovencitos de uno y otro sexo a fin de que al llegar a la edad legal puedan ingresar en los terciarios ya con cierta preparación. El rito de admitir a Cordígeros conlleva la bendición del cíngulo o cordón para que los "ceñidos" por el pecado pidiendo la misericordia de Dios por intercesión de San Francisco consigan el perdón y la indulgencia divinos; la imposición del cordón se hace parafraseando Lc 12,35 (sint lumbi tui praecincti), dando al cordón un cierto valor de signo de castidad y templanza.