Gaspare Del Fosso (o Gaspare Ricciulli Del Fosso)


Gaspare Del Fosso (Ricciulli parece ser un añadido dudoso y tardío) nació en Rogliano (o en Marzi) en 1496. Inició el noviciado con los mínimos en 1514. Tras su profesión, fue enviado a estudiar al convento romano de Trinità dei Monti. Fue ordenado sacerdote el 1 de diciembre de 1521. Durante estos años pasados en Roma adquirió una amplia cultura; se decía de él que tenía en la memoria las obras de Platón, Plutarco y séneca. Fue muy estimado como predicador. Fue Corrector local en las comunidades de Paula y de Nápoles-San Luis. En 1527 era Vicario provincial de Calabria. En 1529, en el Capítulo General celebrado en Grenoble, fue elegido Colega general. En 1532 fue elegido Provincial de Calabria. En 1535, en el Capítulo General celebrado en Paula, fue elegido, por mayoría simple, Corrector General, resultando así el primer General italiano después del Fundador. Terminado su mandato en 1538, se retiró a Paula, pero en 1541 volvió a ser elegido Corrector General, cargo que desempeñó hasta la celebración del Capítulo General de 1544, en el cual, sin embargo, le eligieron Procurador general. Además, fue consejero del Papa Paulo III.

En mayo de 1548 fue nombrado obispo de Scala. En abril de 1551 fue promovido a la sede de Calvi. En esta época fue consejero y confesor del Virrey Pedro Álvarez de Toledo y Zúñiga. El 17 de julio de 1560 fue nombrado arzobispo de Reggio Calabria, a pesar de que, según Montoya, había sido presentado para ella en 1557. Falleció en su sede, vistiendo su hábito de religioso mínimo, el 28 de diciembre de 1592.

Grabado representando al Arzobispo Del Fosso


Participó en la última etapa del Concilio de Trento, pronunciando el sermón inaugural de reapertura el 18 de enero de 1562. Intervino en las sesiones y debates sobre la reforma del Índice, sobre la residencia de los obispos, sobre la comunión con las dos especies, sobre el uso de la lengua vulgar en la misa, sobre el sacramento del orden. En la primavera de 1563 quiso dejar la reunión conciliar y volver a su diócesis para afrontar ciertos movimientos heréticos que estaban surgiendo en ella, pero fue retenido, con intervención incluso de San Carlos Borromeo, hasta el final del concilio.

Firma de Monseñor Del Fosso


En Reggio el arzobispo mínimo fundó el seminario e impulsó la formación del clero, reformó los monasterios femeninos, abolió el rito galicano introduciendo el latino, procedió a reagrupar parroquias en la capital, reconstruyó la catedral y el palacio arzobispal, se mostró generoso con los pobres y necesitados (especialmente durante la peste de 1576).

Obras: Oratio habita ad Sacrosanctam Tridentinam Synodum, Florencia, 1620.

Grabado francés representando al Arzobispo Del Fosso



BIBLIOGRAFÍA:

Tumba Gaspar del Fosso

Monumento sepulcral de Gaspar del Fosso en la catedral de Reggio Calabria