Convento de Fublaines (o Feublines)


El convento de mínimos de Fublaines fue fundado por interés de Pierre Poussemie, Chantre y Vicario General de Meaux, en 12 de abril de 1588, siendo Provincial el Padre Le Tellier, para combatir, con la predicación y el ejemplo ascético de los mínimos, la herejía calvinista. El convento fue aceptado en el Capítulo General celebrado en Valencia en 1593. En 1596 era Vicario Corrector el Padre Du Vivier. En 1598 el rey Enrique IV dio su autorización, otorgándose a los religiosos en 1610 una ayuda de 300 libras; al parecer fue gran benefactora del convento, por devoción a San Francisco de Paula, la reina María de Médici. A finales del siglo XVI el convento era reivindicado por la Provincia de Champagne, aunque en el Capítulo General de 1599 celebrado en Aviñón se decidió siguiese perteneciendo a la Provincia de Francia. La fundación fue aprobada por Monseñor Jean de Vieupont el 17 de mayo de 1604, procediendo a la dedicación de la iglesia el 1 de mayo de 1605; la iglesia que inicialmente había de intitularse a Nuestra Señora fue finalmente dedicada a San Pedro en atención al fundador. El número de doce frailes conventuales, querido por el fundador, no se consiguió hasta 1611. Poussemie falleció el 5 de octubre de 1614 y fue sepultado en la iglesia conventual; sus parientes hicieron grabar un curioso epitafio: Hoc monumentum erigi curaverunt haeredes ejus ex Minimo, que se ha querido interpretar como una queja por la liberalidad mostrada para con los religiosos en detrimento de sus familiares. En febrero de 1612 el Provincial Claude du Vivier encargó la construcción de una parte del convento al arquitecto Jacques Lemercier, entonces en los inicios de su carrera. En 1677 la comunidad estaba compuesta por siete sacerdotes y dos oblatos.

Esta casa desapareció hacia 1735, al ser transferidos sus religiosos a la nueva fundación de Crécy.


BIBLIOGRAFÍA: