Convento de Nuestra Señora de la Victoria - Madrid


El convento de Madrid fue fundado, con apoyo real y vencida la oposición de los padres agustinos, en 1561, siendo Provincial de Castilla fray Juan de Vitoria. De febrero de aquel año son tanto la cédula real (los mínimos contaban con el apoyo de la reina Isabel de Valois) favoreciendo la fundación como el decreto del Arzobispado de Toledo autorizándola. La fundación se hizo en lugar donado por D. Miguel de Cereceda y su esposa, tomando posesión los frailes el 7 de agosto de 1561 y diciéndose la primera misa el mismo día en una “iglesia hecha de tablas”. La iglesia no se terminará hasta el año 1600. La capilla mayor era fundación de doña Cassandra de Grimaldi, posteriormente sería patrón don Ambrosio de Spínola. Particular devoción tuvo en Madrid la imagen de Nuestra Señora de la Soledad, obra de Gaspar Becerra (el cual falleció en 1570 y fue enterrado en la iglesia conventual), entronizada en 1565, y para la que se construyó después una capilla separada que fue inicialmente bendecida en agosto de 1611, en tiempos de fray Gonzalo de Angulo.


Convento de la Victoria de Madrid
 

La iglesia y el convento tenían pinturas de José Donoso y de Antonio Palomino. El convento se decía en las crónicas capaz para 80 religiosos.

Detalle antiguo plano de Madrid,indicado convento de la Victoria con nº 13


Convento e iglesia sufrieron importantes daños durante la ocupación francesa, aunque después pudieron ser rehabilitados. En sus últimos años albergaba la Real Academia de Sagrados Cánones, Disciplina e Historia Eclesiástica. Todavía del 10 al 13 de julio de 1835 se celebró en este convento el 2º Capítulo General Nacional de España de la Orden, utilizando como sala capitular la enfermería. Tras la exclaustración, parece que la mayor parte de los terrenos que ocupaba el convento fueron adquiridos por Manuel Mateu, sin que hoy quede huella alguna de esta casa religiosa, salvo la denominación de una de las calles vecinas (calle Victoria).


BIBLIOGRAFÍA: