Carlo Pizzorno


Nació en Ovada (Alessandria, Italia) en 1830. Profesó en los mínimos en el convento de Génova el 8 de agosto de 1847. Ordenado sacerdote, no pudo proseguir los estudios por una afección en la vista, pero, sin embargo, mostró especiales habilidades técnicas, artísticas y manuales. Instaló en el convento de Marassi un laboratorio fotográfico. Cuando, en virtud de la exclaustración, el convento genovés de San Francisco de Paula fue transformado en cuartel, construyó una nueva ala para los religiosos (al oeste de la plaza). Trabajaba admirablemente el hierro y el bronce. Fabricó una silla/escalera que fue premiada por el jurado de la exposición italoamericana de Génova de 1892. Fue Corrector del convento de Génova, así como Definidor y Colega Provincial. Se ocupó de la restauración del convento de Castelvecchio d'Oneglia. Fabricó la baranda de la cornisa interna del santuario de San Francisco de Paula. Murió en Génova el 2 de diciembre de 1902.



Padre Carlo Pizzorno