Convento de Rímini


Históricamente el convento de los mínimos de Rímini pertenecía a la Provincia monástica de Loreto. Los orígenes de esta casa se remontan a 1613, cuando los frailes quisieron obtener de la ciudad un lugar que sirviera al menos como hospicio. Se les cedió provisionalmente la iglesia de San Miguel (San Michelino in foro). Finalmente, la Compañía de San Antonio, propietaria del templete dedicado al Santo en Piazza Grande, situado donde tuvo lugar el milagro de la Eucaristía en 1227, cedió dicha Capilla a los mínimos y situó fondos para la compra de unas casas en las cuales pudiesen habitar los religiosos y comenzar a construir una capaz iglesia conventual. La iglesia, con título de San Antonio de Padua, fue consagrada en mayo de 1617. El jueves santo de 1672 Rímini sufrió un terremoto que destruyó iglesia y convento y dañó el templete. Se procedió a la reedificación y se aprovechó para ampliar el convento hasta tener espacio para 25 religiosos y para funcionar como casa de Noviciado. En 1729 se termina el nuevo templo. En 1745 San Francisco de Paula fue declarado copatrón de la ciudad.En la Nochebuena de 1786 otro terremoto acarreó daños importantes. Otra vez la reedificación, con la compra de una casa anexa dañada también por el seísmo, permitió ampliar el complejo conventual. En 1797 los religiosos fueron suprimidos. Hasta 1809 el Padre Tosi fue capellán del templo, autorizado por la Congregación de Regulares a vestir como secular y a obtener beneficios eclesiásticos. En 1821 los mínimos volvieron a su sede. En 1866 fueron nuevamente suprimidas las Órdenes religiosas. Finalmente, después de muchas vicisitudes, los frailes pudieron volver a asentarse en Rímini a principios del siglo XX. En 1916 tres terremotos acarrearon daños de consideración al habitáculo de los religiosos y a la iglesia, aunque pudo seguirse celebrando el culto mientras duraron los trabajos de restauración. Ésta se aprovechó para ampliar la iglesia con capilla dedicada a San Francisco de Paula. Durante la segunda guerra mundial los bombardeos dañaron la iglesia y destruyeron el exconvento. En años sucesivos se hicieron reparaciones y en 1955 los mínimos recuperaron el convento. En 1961 se demolió la antigua iglesia y en 1963 se pudo ya abrir al culto el nuevo templo. En 1970 terminaba la reconstrucción del convento. Actualmente este convento está enclavado en la Delegación de Gesù-María (o de Génova).


BIBLIOGRAFÍA: