Monasterio de Roma (Monteverde, Grottaferrata)


El monasterio de monjas mínimas de Roma tuvo su origen en 1724 con la vestición de 9 religiosas al frente de las cuales se hallaba Sor María Diomira de San José. Este primer grupo tuvo por habitación una casa en el barrio de Suburra. Impulsor y patrocinador de la fundación fue el sacerdote Francesco Narici, con el cual, sin embargo, hubo ciertas tensiones cuando al parecer quiso asumir en los primeros tiempos la plena dirección y administración de la comunidad en detrimento de los religiosos mínimos.

 

Hacia 1780 las monjas pudieron pasar a lugar más idóneo en Via S. Lucia in Selci, donde permanecieron hasta 1898 (exceptuados los años que fueron exclaustradas por la ocupación francesa). El 21 de diciembre de 1898 tuvieron que abandonar el monasterio por orden del gobierno. Después de pasar por ubicaciones precarias, por fin en junio de 1901 se establecieron en uno de los pisos de una casa en propiedad en Piazza S.Salvatore in Campo. La comunidad empezó a decaer, hasta el punto de que en 1912 sólo quedaban 4 hermanas conversas; creyendo que la comunidad se abocaba ya a su fin, el Cardenal Vicario cedió la casa a las religiosas palotinas, reservando unas pocas habitaciones para las mínimas. Por fin, en marzo de 1924, dos religiosas de coro procedentes del monasterio de Mora d'Ebre acudieron a tratar de reflotar el monasterio, lo que se consiguió con la entrada de nuevas vocaciones. Posteriormente vendieron esta casa para construir un monasterio más apropiado. Después de hospedarse con otras religiosas, por fin el 29 de marzo de 1929 la comunidad, compuesta entonces de 7 monjas de coro y 2 conversas pudo establecerse en el nuevo monasterio en Via Vincenzo Monti, en Monteverde Vecchio. Allí permanecieron durante casi 40 años (salvo un breve paréntesis durante la segunda guerra mundial, cuando se refugiaron en el Colegio Español).

El Monasterio en Monteverde


En 1970, con el crecimiento urbanístico, el monasterio se había ido viendo rodeado de altos edificios que les privaban del silencio y la intimidad necesarias a la vida claustral. Por ello, decidieron vender la casa. Se establecieron provisionalmente en el Colegio internacional de los frailes, hasta que el 26 de junio de 1976 pasaron al actual monasterio de Grottaferrata. La comunidad custodia un lienzo de la Madonna del Bell'Amore que les fue donada en 1833 por el Venerable Clausi.

Madonna del Bell'Amore
 

En los últimos años la comunidad ha recibido vocaciones procedentes de México y ha iniciado una fundación filial en aquel país, en la ciudad de Saltillo.

BIBLIOGRAFÍA: