Pedro Ruiz Alcoholado (o Pedro Ruiz de la Visitación)


Pedro Ruiz Alcoholado nació hacia 1543 en Toledo. Fue sacerdote de buena posición en Toledo (Capellán de la Capilla de San Pedro y Sacristán del Sagrario de la Iglesia de Toledo) y especialmente docto en calendarios y ceremoniales (en 1582 estuvo en Roma colaborando para la reforma del cómputo del tiempo). La documentación refleja que en un determinado momento pretendió entrar en la Cartuja de El Paular, valiéndose incluso de recomendaciones de la Corte. Sin embargo, en 1587 profesó en los mínimos en Mallorca; según las crónicas, habiendo sufrido un naufragio hizo voto de vestir el hábito de la Orden del primer religioso que encontrase. En religión tomó el nombre de fray Pedro de la Visitación. Se dice que rechazó ser promovido al episcopado. También se cuenta que al final de su vida tenía compuesto un libro De Caeremoniis Ecclesiasticis, en el que había trabajado durante 26 años, que presentó para su revisión a la Sagrada Congregación de Ritos. El Cardenal Sanseverino bloqueó la publicación por hallarse él mismo componiendo un libro sobre el mismo tema y no permitió que el manuscrito fuera devuelto al Padre de la Visitación, de lo que este tuvo un gran disgusto. Fray Pedro murió en Roma en abril de 1601.
Obras: Calendarium perpetuum Breviarii Romani ex decreto Sacrosancti Concilii Tridentini ad usum Dioecesis Toletanae, Toledo, 1577; Calendarium perpetuum et egenerale breviarii Romani ex decreto Sacrosancti Cioncilii Tridentini nuper editi pro tota Hispania, Toledo, 1578; Tractado muy útil y curioso para saber bien rezar el officio romano que divulgó Pío V, Toledo, 1584; Ceremonial romano para Missas cantadas y rezadas, Alcalá, 1589; Ramillete de flores de todos los psalmos y cánticos que en summarios propone el intento de cada uno, Mallorca, 1589; Kalendarium romanum perpetuum, Roma, 1593; Ordo celebrandi Missas solemnes et privatas ac alia Officia ad eas spectantia juxta Ritum Missales et Caremonialis Romani, Génova, 1637 (con adiciones, notas y apéndices del P. Paulo Francesco de Nigro).


BIBLIOGRAFÍA: