Philippe Sergeant


Religioso sacerdote mínimo natural de Calais. Fue enviado a Roma, al convento de la Santísima Trinidad, en 1677. Allí estuvo durante muchos años al frente de la farmacia conventual. Fue quien inició al Padre Plumier en el interés por la botánica. En la exposición floral que el convento organizaba con motivo de la fiesta patronal el Padre Sergeant introdujo una selección de plantas medicinales para atraer la atención del pueblo sobre la farmacia de los mínimos. Al regresar a Francia, llevó consigo diversas reliquias, entre ellas las de los mártires Justino y Fortunato, que entregó al convento de Calais, y la del cráneo de San Liberato que donó a M.Gensse (quien lo legó al convento de clarisas de Gravelines).
En su honor se dio el nombre de Serjania a un género de plantas tropicales.