Diego de Sylva (o Silva)


Mínimo de presunto origen portugués que entraría en la Orden en España. Siendo confesor del rey Juan III de Portugal, Clemente VII le nombró Inquisidor General en aquel Reino en 17 de diciembre de 1531, mediante la bula Cum ad nichil. En 13 de enero de 1532, mediante el Breve Cum nuper, el mismo Pontífice le compelía a que pasara a ejercer el oficio para el que había sido designado. Diversas causas y especialmente las reticencias del mínimo a desempeñar el puesto, determinarían que Clemente VII suspendiera el nombramiento en octubre de 1532. Según Peyrinis, fue obispo "Centensis vel potius Essiliensis". En 1536 fray Diego de Silva, obispo de Ceuta, fue nombrado Inquisidor General. Se atribuye al mínimo un Tractatum de obscurioribus et manifestioribus probandis (hoy ilocalizado). Se ha dudado seriamente de su pertenencia a los Mínimos. Otros dicen que desde los franciscanos observantes pasó a los mínimos. También se ha pretendido que en realidad se trataron de dos personajes con el mismo nombre, uno mínimo y otro franciscano; el mínimo fue nombrado en 1531 y suspendido su oficio, como se ha dicho, en 1532; el franciscano, sucesivamente obispo de Ceuta y de Braga, nombrado en 1536. Sin embargo, la documentación conservada parece apoyar la identidad. La misma persona los considera sin duda el todavía prestigioso Herculano, quien aventura que fray Diego de Silva, antes de ser nombrado Obispo de Ceuta, y no existiendo conventos de mínimos en Portugal, habría pasado de la Orden de San Francisco de Paula a la de los Frailes Menores; de ser así, el tránsito habría tenido lugar en 1533.


Cuadro que representa a fray Diego de Sylva (iglesia de la Victoria de Conil de la Frontera)

BIBLIOGRAFÍA:


Otro retrato de fray Diego de Sylva