Convento de Osuna

El 26 de julio de 1549 Pedro Girón, primogénito del conde de Ureña, dio posesión de la ermita de San Cristóbal, extramuros de la villa de Osuna, al Provincial de Andalucía de los mínimos fray Diego Albuquerque. El convento se intituló a Nuestra Señora de la Victoria. Se dotó a los religiosos con 8750 maravedís de renta anual y seis fanegas de tierra en la denominada Hoya de las Cuevas. En mayo de 1608 la comunidad se trasladó al interior de la villa, en la calle Aguilar. A finales de siglo todavía no habían concluido la construcción del nuevo convento. En 1695 eran 16 religiosos y en 1751 24 religiosos.

En el trienio liberal el convento fue cerrado y los miembros de la comunidad secularizados o destinados al convento de Estepa. Reabierto después, cerró definitivamente sus puertas el 25 de agosto de 1835. La iglesia fue reabierta al culto y actualmente es iglesia parroquial.

BIBLIOGRAFÍA: