Convento de Alcantarilla


La presencia estable de los mínimos en la villa de Alcantarilla (Murcia) se remonta a 1704, cuando iniciaron la construcción de un hospicio en la ermita semiabandonada de Nuestra Señora de la Salud, con licencia del Obispo del lugar. Su legítima fundación allí fue cuestionada hasta que consiguieron en 1709 la autorización de la ciudad de Murcia. En 1729 se trasladaron a un convento de nueva fábrica construido en el Pago de la Cañada. Desde mediados del siglo XVIII hubo en el convento, para instrucción de los muchachos del lugar, un fraile como maestro de Gramática.
Perteneciente desde su fundación a la Provincia monástica de Granada, en 1734 se convino su paso a la Provincia de Valencia, integración que fue aprobada en el Capítulo General de 1740. En 1752 el hospicio de Nuestra Señora de la Salud pasó a ser Vicariato.
Cuando se produjo la exclaustración en 1835, sólo quedaban tres religiosos en el convento. El edificio fue adquirido en subasta por un particular en 1844. Habiendo pasado por diversos propietarios y destinos, actualmente se ubica en él una industria de carpintería. Fue declarado en principio elemento a proteger como Bien catalogado de Interés cultural; sin embargo, su declaración como B.I.C fue revocada en procedimiento contencioso-administrativo por defectos formales.

BIBLIOGRAFÍA:





Mostra un mapa més gran