Convento de Brie-Comte-Robert (o Vitriacensis, de Vitry en Brie)


El convento de mínimos de Brie-Comte-Robert tiene su origen en las disposiciones testamentarias de Nicolas de l'Hospital, mariscal de Francia y duque de Vitry, fallecido en 1644. Legó 30.000 libras y una renta anual de 2.000 libras, que habrían de servir para la construcción del convento y la manutención de 10 religiosos (8 sacerdotes y 2 oblatos). En la fundación se establecían toda una serie de condiciones; entre ellas, que el convento sería dedicado a la Ssma. Trinidad, a la Virgen, a San Francisco de Paula, San Nicolás y Santa Lucrecia, y sería conocido como "convento de Vitry". Además, tendrían los religiosos la obligación de celebrar diariamente misa de réquiem por los fundadores y los de su casa, y dos veces al año celebrarían haute messe en los aniversarios de fallecimiento del mariscal y de su esposa. El legado fue cumplido por la viuda del testador la señora Lucrece Boyer o Bouhier. Los habitantes de la villa prestaron su consentimiento en junio de 1646; el Arzobispo de París otorgó su permiso el 5 de abril de 1647, y la autorización regia se expidió en junio de 1647. Aquel mismo año la fundación era aceptada por el Capítulo Provincial celebrado en Nigeon. La primera piedra de la iglesia se puso en junio de 1649 y al año siguiente se trabajaba ya para cubrirla. El convento fue aceptado en el Capítulo General de 1655. Los mínimos pudieron ir ampliando el lugar gracias a diversas donaciones que conllevaban el derecho de sepultura en el templo conventual. En 1667 el convento estaba formado por dos naves, una con 7 celdas habitadas y otras que servían como provisional enfermería y habitación de huéspedes, cocina y refectorio, la otra con otras habitaciones no acomodadas, de las cuales algunas servían como biblioteca y otras para actos capitulares. Un tercer edificio era la iglesia y quedaba por construir una cuarta ala donde se ubicarían definitivamente portería, enfermería y hospedería. En 1677 habitaban el convento 6 sacerdotes y 2 oblatos. En 1727 se les estimaban rentas por 1.800 libras. En 1768 eran sólo 4 religiosos, con 1076 libras de renta.
El último religioso mínimo en dejar el convento y quedarse en la villa fue Jacques-Alexandre Guy Hédou; acabaría prestando el juramento constitucional, abandonando sus funciones eclesiásticas y obteniendo el empleo de oficial municipal.



En 1791 el convento fue utilizado como cuartel. En 1792 las diversas dependencias fueron alquiladas y la madera del mobiliario vendida. En 1794 la propiedad fue vendida por 40.000 libras. La mayoría de las construcciones fue demolida. Parte de la iglesia se conservó, transformándola en viviendas. Modernamente una de las plantas se destinaba a sala de exposiciones.

Couvent des Minimes


BIBLIOGRAFÍA: