James Bonaventure Hepburn


James Hepburn nació el 14 de julio de 1573 en Oldhamstocks (Lothian, Escocia). Estudió en S. Andrew, distinguiéndose en las lenguas orientales. A pesar de su sólida educación protestante familiar, se convirtió al catolicismo y pasó al continente, donde, después de residir en Italia y Francia, viajó por el Próximo Oriente. A su regreso, ingresó en la Orden de los Mínimos en Avignon; al profesar, según Dempster, habría añadido a su nombre el de Buenaventura. Hacia 1606 colaboró con Casaubon en la traducción de un diagrama cabalístico. Fue enviado después al convento romano de Trinité-des-Monts. Estando en Roma, Paulo V le nombró, al parecer, bibliotecario de libros y manuscritos orientales del Vaticano. Falleció en Venecia entre 1620 y 1623. Se le considera uno de los más brillantes lingüistas de su tiempo.
Obras: Lexicon linguae sanctae succintum, s.f. (¿1600?), hay ejemplar en la British Library; Schema Septuaginta Duorum Idiomatum sive virga aurea quia Beata Virgo dicitur tot annis in vivis fuisse…Roma, 1616 (conocido también bajo el título Virgo LLXII encomiis coelata o Virga Aurea), se hizo una ed. facsímil en París, 1922 por F. de Mély, aunque conteniendo otro grabado, un Calendarium Magicum, que no tiene nada que ver con Hepburn. Aparte de estas dos obras impresas, dejó manuscrito un Commentarium in Cantica Canticorum; Lanovius hace referencia también a unas Tabellae plures admodum ingeniosae.

Aparte de estas obras, que podemos aceptar con seguridad, se dice que era autor de otros numerosos vocabularios, comentarios y traducciones, entre ellos: Keter Malcuth seu gloria vel decus Israelis; Epitomen Chronicorum Romanorum; Gesta Regum Israelis; Grammatica Arabica (que se dice impresa en 1591 en Roma)traducciones del Commentarii Rabbi Kimchi in Psalterium y Rabbi Abraham Aben Ezra Librum de Mysticis numeris, etc. (Dempster es en este sentido el que lista mayor número de escritos de Hepburn, un elenco tan amplio y del que apenas quedan testimonios documentales, que es inevitable considerar con cierto escepticismo).
Según Jacquier, al morir Hepburn, los numerosos y selectos libros que poseía pasaron a la biblioteca del convento romano de la Trinidad. Unos versos suyos "in laudem" de la obra se publicaron en la Coronica de Montoya enlace.

Detalle de la Virga Aurea: S. Francisco de Paula


BIBLIOGRAFÍA: