François Jacquier


François Jacquier nació en Vitry-le-François el 7 de junio de 1711. Entró en la Orden de los Mínimos en 1727 en el convento de su villa natal y después de profesar fue enviado al convento de la Santísima Trinidad de Roma, donde cursó sus estudios filosóficos y teológicos, teniendo entre sus condiscípulos a Vaucanson y entre sus profesores al Padre Thomas Le Seur. Destacó en el estudio de las matemáticas, de las ciencias naturales y de las lenguas sagradas (era capaz de hablar el griego antiguo como si se tratara de una lengua viva). Ordenado sacerdote en 1734, su saber le granjeó la estima de diversos cardenales (Alberioni, Argenvilliers, Portocarrero). En 1735 obtuvo la cátedra de Escritura en el Colegio de Propaganda Fide. El Capítulo General de los Mínimos celebrado en Marsella en 1734 le designó para que escribiera los Anales de la Orden, concediéndole a tal fin la exención de recitar el Oficio en coro, exceptuados los días festivos; sin embargo, el Capítulo General de 1752, considerando sus ocupaciones en Roma, le relevó de esta función de cronista. En estos años empezó su colaboración científica con el Padre Le Seur. En 1741 enseñaba Historia Eclesiástica y Sagrada Escritura en su convento de la Trinità. Por motivos de salud, Jacquier pasó un año en Francia, ocasión en que visitará a Voltaire en Cirey en julio de 1744. En 1745 el rey de Cerdeña Victorio Amadeo le nombró catedrático de física en la Universidad de Turín, pero los buenos oficios del cardenal Silvio Valenti Gonzaga le retuvieron en Roma, concediéndole la cátedra de física experimental en La Sapienza. En 1754, por recomendación del cardenal De la Rochefoucauld, el rey de Francia Luis XV le concederá una pensión. En 1764 participó como Comisionado de la Provincia de Champagne en el Capítulo General celebrado en Florencia, donde pronunció una famosa In laudes Ordinis Minimorum Oratio. También en 1764 un Breve de Clemente XIII le confería los privilegios de los Ex-Generales. En 1767, junto con Le Seur, fue instructor del infante Fernando de Parma. En 1773 obtuvo la cátedra de matemáticas en el Colegio Romano. El Padre Jacquier murió en Roma el 3 de julio de 1788.

Fue un prodigio de erudición (no sólo en filosofía, en matemáticas, en física, sino también en arquitectura, historia, astronomía, música). Mantuvo contacto con las personalidades más doctas de Roma. Fue miembro del Instituto de Ciencias de Bolonia, de la Academia de Ciencias de París, de la Royal Society de Londres, de las Academias de Berlín y de San Petersburgo, de la de bellas artes de Lyon, además de participar en la Academia de historia eclesiástica erigida en Roma por Benedicto XIV y en la Academia de l'Arcadia (donde tenía el seudónimo de Diofanto Amicleo). Considerado junto con Le Seur entre los mejores físicos y matemáticos de su tiempo, su obra filosófica alcanzó también una notable difusión: sus Institutiones fueron traducidas y en idioma latín o en idioma moderno fueron adoptadas como texto oficial en muchos seminarios y centros de estudio, particularmente en Italia y España (su influencia fue grande; se la ha detectado, por ejemplo, en las Dissertazioni filosofiche de Leopardi). Consciente de su valía, Jacquier era sensible a los elogios y especialmente a la carencia de ellos, a cuando le parecía que no se le estimaba o valoraba suficientemente, lo cual en edad avanzada no dejaba de manifestar lamentándose.


Obras:
a) Junto con Leseur: Circa novum S.Philippi aedificium observationes, Roma, 1738; Descrizione d'un instrumento proprio per far con ogni facilità orologi solari di qualunque sorte, Roma, 1754; Parere di due matematici sopra diversi progetti intorno al regolamento delle Acque delle tre Province di Bologna, Ferrara e Romagna, Roma, 1764; Éléments de calcul intégral, Parma, 1766-1772; Philosophia naturalis principia mathematica, auctore Isaaco Newton. Equito aurato, perpetuis commentariis illustrata, Ginebra, 1739-1742(enlace vol I, ed. Glasgow 1822enlace vol. II, ed. original, enlace vol. III); Riflessioni dei PP. Thomaso leseur, Francesco Jacquier dell'ordine dei Minimi, e di Ruggiero Giuseppe Boscovich della compania di Gesù, sopra alcuna difficolta aspettanti i danni e risarcimenti della cupola di S.Pietro, Roma, 1743; Scritture concernenti i danni della cupola di S.Pietro di Roma e i loro rimedi, Venecia, s.f.


B) Otras: Elementi di perspettiva secondo i principi di Broock Taylor, con varie aggiunte spettanti all'ottica ed alla geometria, Roma, 1755; Institutiones philosophicae ad studia theologica potissimum accomodatae, Roma, 1759-1762 (con muchas ediciones posteriores: enlace vol I ed. Venecia 1767, enlace vol. II ed. Valencia 1787 enlace vol. III ed.Valencia, 1787,   enlace vol. IV ed.Alcalá, 1794, enlace vol. V ed. Venecia 1762, ; al castellano fueron traducidas por Santos Díez González: enlace vol. II enlace vol. V  );   Dissertazione sul Lago Trasimeno, Roma, s.f.; Elementa Aritmeticae, algebrae et Geometriae institutionibus Phisicis praemittenda, Roma, 1760; Oratio in laudes Ordinis Minimorum, Roma, 1764 (reeditada en Acta Capitulorum Generalium Ordinis Minimorum, vol. II, Roma, 1916, p.507; una traducción italiana fue efectuada por Padre Galuzzi en su trabajo de 1963, pp.29-44, vid. infra en bibliografía); De veteri quodam solari horologio nuper invento epistola, en L.G. Oderico, Dissertationes et adnotationes, Roma, 1765; Trattato in torno la sfera, Parma, 1775 (puede leerse en la ed. romana de la Geografía de Buffier de 1817);   Dissertazione sopra l'origine e progresso della Geografia (como anexo a la Geografia universale de Buffier), Roma, 1775 (una versión latina se publicó en el volumen IV de Appendix triplex notitiae orbis antiqui, Leipzig, 1776); Elogio accademico del celebre matematico sig. Abb. Frisi, Venecia, 1786.

Retrato del P.Jacquier

BIBLIOGRAFÍA: