Santo Mortola


Nació el 1 de noviembre de 1875 en Voltri (Génova). Entró en la Orden de los Mínimos en abril, de 1891, profesando en el Santuario de San Francisco de Paula de Génova el 25 de octubre de 1892. Fue ordenado sacerdote el 15 de mayo de 1898. Por su capacidad, le fueron confiados en la Orden diversos cometidos de especial responsabilidad. Fue Superior local en Castelvecchio d’Oneglia, en Génova, en Roma (S.Andrea). En 1909 participó en el Capítulo General celebrado en Roma, donde fue elegido Colega General. En 1912 fue nombrado Provincial de Génova, cargo en el que fue confirmado por cuatro mandatos consecutivos, aunque en 1924 pidió ser relevado. Estuvo posteriormente destinado en Roma, primero en el convento de San Francisco de Paula y después en el Colegio General (del que fue Superior en 1940). En 1943 cayó enfermo y obtuvo el traslado al convento de S.Andrea, falleciendo el 13 de marzo de 1944.

El Padre Mortola destacó en la predicación (no sólo en Génova y Roma, sino también en Nápoles, Tarento, Paula, Cosenza, etc.) y en la difusión del culto a S. Francisco de Paula y de la hagiografía de la Orden. En Génova fundó el boletín San Francesco da Paola en 1906. Fue el autor también de varios libros y colaboró con diversos artículos en diferentes publicaciones (incluido L’Osservatore Romano).


Obras: Il Santuario di S.Francesco da Paola in Genova, Génova, 1913; S.Francesco da Paola. Brevi cenni della sua vita, Génova, 1914; Martiri Minimi, Génova, 1926; Il Venerabile Fra Tomaso Strata, Génova, 1928; In memoria del P.Raffaele Ricca per 60 anni parroco di Marassi (Genova), Génova, 1929.


Padre Mortola