Convento de Nápoles - San Francisco de Paula (Basílica Real)

En 1813 el rey Fernando de Borbón, refugiado en Palermo, hizo voto a San Francisco de Paula de que, si por su intercesión volvía al trono de Nápoles, le edificaría un grandioso templo a él dedicado y lo confiaría a los frailes mínimos. En junio de 1815, habiendo regresado a Nápoles, se ocupó de cumplir el voto hecho. El 17 de junio de 1816 se puso la primera piedra en el área en la que en su tiempo había estado el convento de S.Luigi.

El templo se construyó de acuerdo con un proyecto del arquitecto Pietro Bianchi, inspirado en el Panteón de Agripa de Roma. Los trabajos no concluyeron hasta 1831. En diciembre de 1836 el Papa Gregorio XVI le otorgó el título de Basílica. Fue consagrada el 25 de diciembre de 1837 por el Nuncio Apostólico Gabriele de'Conti Ferretti. En septiembre de 1836 terminó la construcción del convento anexo al templo. Los mínimos no tomaron posesión del mismo hasta el 14 de agosto de 1839; fue el primer Vicario Corrector el P. Gaspare de Ponte. El Capítulo General celebrado en Roma en 1841 reconoció al rey Fernando II como fundador y partícipe de los beneficios espirituales de la Orden.

Las leyes de supresión del nuevo reino de Italia determinaron sucesivamente la supresión del convento, la venta de los bienes muebles y la exclaustración de los religiosos; esta última fue comunicado el 30 de diciembre de 1866. El último Vicario Corrector fue el Padre Angelo Cerchia. En 1880 el Arzobispo de Nápoles confiaba la Basílica, hasta entonces en entredicho canónico, a sacerdotes seculares. En el siglo XX no faltaron repetidas gestiones por parte de la Orden para volver a la Basílica, pero las buenas palabras y disposiciones de los respectivos Arzobispos que se sucedieron en la sede de Nápoles no llegaron a culminar en el deseado retorno de los frailes, hasta el año 1990 en el que se firmó convención entre el Arzobispo Monseñor Michele Giordano y el Corrector General de los mínimos Padre Alessandro Galuzzi, confiándose la Basílica y la Parroquia a la Orden. La comunidad fue erigida formalmente el 16 de febrero de 1990, agregándola a la Provincia de Santa María de la Stella. Fue presentado como primer Párroco mínimo el Padre Luigi Paciolla.

Fachada de la Basílica Real de San Francisco de Paula en Nápoles

 

BIBLIOGRAFÍA: