Reseñas antiguas



Giuseppe Fiorini Morosini, La proposta penitenziale di S.Francesco di Paola e il fallimento della società dei consumi, Laruffa Editore, Reggio Calabria, 2014.

El autor fue Corrector General de la Orden de los Mínimos y en la actualidad es Arzobispo de la diócesis calabresa de Reggio-Bova. 

En esta obra, precedida por una presentación de Monseñor Vittorio Mondello, antecesor del autor en dicha sede de Reggio Calabria, se trata de presentar la espiritualidad penitencial y cuaresmal de San Francisco de Paula como una propuesta capaz de oponerse a los males del consumismo, es decir, como dotada de una fuerza renovadora capaz de resituar al hombre en la dimensión espiritual y trascendente y orientarlo a la construcción de la “civilización de lo suficiente”.

El libro tiene, a nuestro juicio, dos partes relacionadas, pero diferenciables. En primer lugar, el autor mínimo examina el magisterio de los últimos Papas sobre el consumismo, procediendo después ampliamente a la exposición de la propuesta penitencial de San Francisco de Paula, con especial detenimiento en el voto de vida cuaresmal, y manifiesta cómo sus diversos aspectos son vinculables a los valores de la “civiltà del sufficiente”. No es un discurso nuevo en Padre Morosini. Al contrario, está en continuidad con lo que ha venido investigando, estudiando, escribiendo y profundizando desde el lejano tiempo de sus estudios de postgrado. Tal vez, leyendo estas páginas, el lector atento se pregunte si este conocimiento monotemático especializado, al tiempo que permite al autor un tratamiento profundo e íntegro de la cuestión, no haya contribuido en cierto modo, respecto al análisis del contexto, a anclarle en el pasado. Aunque cree que no todo está perdido y que todavía el rumbo puede corregirse, Morosini no reprime un cierto lamento por lo que él considera una traición (aunque no emplee esta palabra) a la voluntad del Fundador: el resquebrajamiento de la ascesis característica manifestado en el laxo enfoque del voto de vida cuaresmal tal como se recoge, bajo pretexto de actualización, en las Constituciones de 1986 y, especialmente, en el subsiguiente Directorio.

La segunda parte del libro, en cambio, se dedica, en una orientación y motivación en las que se revela más el obispo que el religioso, a examinar teológica y pastoralmente la relación entre misericordia y justicia, al hilo de los interesados e injustos reproches, vividos por el autor en primera persona, hechos a la Iglesia del mezzogiorno por algunas facciones políticas en relación al tema de la mafia.  


Alfredo Bellantonio, Più in alto delle aquile. San Nicola da Longobardi (1650-1709)(revisado por Leonardo Messinese), Edizioni San Paolo, Roma, 2014. 137 págs.

La reciente canonización de fray Nicolás de Longobardi ha propiciado esta nueva edición (preparada por el Padre Leonardo Messinese, profesor en la Pontificia Universidad Lateranense de Roma) de la biografía escrita por Padre Alfredo Bellantonio (durante muchos años Postulador de la Orden) y publicada en el ya lejano 1986.

Se ha pretendido principalmente con ello dar un acceso más popular al conocimiento del nuevo Santo. Así, se ha despojado a la obra de la prolijidad y la exhaustividad de la que estaba dotada y que, por otra parte, tanto caracterizaba el estilo del Padre Bellantonio en sus obras hagiográficas. Ello se ha logrado no sólo suprimiendo las notas a pie de página, innecesario aparato científico para una obra divulgativa, sino también multitud de datos secundarios. Así, por ejemplo, se ha reducido a un par de páginas el contexto geográfico-histórico del lugar de origen del Santo, ahorrándole al lector la descripción de Calabria o las analogías aducidas para explicar el origen del nombre de Longobardi. También las ilustraciones se han visto reducidas en número y modernizadas. El libro lleva una Presentación del Corrector General Francesco Marinelli, quien termina deseando que la lectura del mismo “pueda ayudar en el discernimiento y en el camino de la santidad propia de cada estado de vida”.

Sin embargo, no todo el contenido es impecable. A veces la obra de encargo y la urgencia de servir a tiempo el producto (en este caso, la simultaneidad con la canonización) conllevan el riesgo, por la misma precipitación, de que se cuele algún error de bulto. De otro modo no se entiende que a la criba correctora del Padre Messinese y de los asesores de la editorial se haya colado la referencia, en ningún modo presente en el original de Padre Bellantonio, a unos votos temporales en el siglo XVII.


Ottavio Laino, San Nicolás de Longobardi (Juan Bautista Clemente Saggio) Religioso oblato profeso de la Orden de los Mínimos de San Francisco de Paula (1650-1709), Barcelona, 2014.

Esta obra, editada por la Delegación General de los Mínimos de España, presenta, con numerosas ilustraciones, la figura de este nuevo Santo mínimo, canonizado por el Papa Francisco el 23 de noviembre de 2014. El libro se divide en dos grandes apartados, uno dedicado a la biografía de San Nicolás y otro a su espiritualidad; unas pocas páginas finales resumen el iter seguido por la causa de canonización.

La parte biográfica dispone en orden cronológico los acontecimientos más importantes de la vida de San Nicolás. La segunda parte detalla como aspectos más sobresalientes de la espiritualidad de Nicolás Saggio su humildad (conciencia de su imperfección e indignidad) unida a la penitencia, su celo apostólico, su caridad hacia los necesitados. Todo ello apoyado prevalentemente con citaciones de los que declararon como testigos en el proceso seguido (no en vano el autor es el Postulador general de la Orden).

Quizás algún detalle puntual cabría revisarlo (por ejemplo, el nombre en religión de Nicolás, ¿lo recibe al profesar, como dice el autor, o bien al tomar el hábito?), pero, por lo demás, este opúsculo, pese a su brevedad, ofrece un excelente compendio para conocer al Santo oblato mínimo.





Mario Sensi (editor), Commende, Osservanza e Riforma tra Italia, Francia e Spagna. Atti del Convegno di Studi Roma , 22-24 novembre 2007. Curia Generalizia dei Minimi (nº 9 de la colección Biblioteca Minima), Roma, 2014.

El volumen recoge las aportaciones efectuadas a la reunión de estudios celebrada en Roma, en la Pontificia Universidad Lateranense, en noviembre de 2007, dentro de los actos de conmemoración del 500 aniversario de la muerte de San Francisco de Paula, reunión organizada por el Comitato Nazionale para el V Centenario mencionado y la Orden de los Mínimos, con la colaboración del Assessorato alla Cultura de la Región Calabria.

El libro se abre con la presentación de las jornadas efectuada por el Padre Francesco Marinelli, Corrector General de los Mínimos, y se cierra con las competentes Conclusiones extraídas por el profesor Costanzo Cargnoni, del Istituto Storico Cappuccini.

La primera aportación es de Giuseppe Lorizio, de la Universidad Lateranense, bajo el título Ecclesia semper reformanda, nunquam deformanda. Le Lezioni di Antonio Rosmini. Aborda el tratamiento rosminiano de la reforma eclesiástica plasmado en su famosa obra Delle Cinque Piaghe, encuadrándolo previamente dentro de la teología de la historia.

Giancarlo Andenna, de la Universidad católica de Brescia, aborda las Riforme e osservanze nelle Istituzioni religiose dei secoli XIV-XV. Tras examinar los conceptos usuales de “renovación” y “reforma”, así como los primeros avatares de la “observancia” entre los franciscanos, aborda las concreciones que de la regular observancia se dan en distintas áreas (clausura, vida común, prácticas ascéticas, oración mental, pobreza, etc.). y cómo en el Quattrocento esto toca también a las estructuras de gobierno y a su funcionalidad. Especial atención es la prestada por el relator a la Congregación de Santa Justina de Padua. Apunta finalmente, de forma sintética, la deriva de los observantes franciscanos en el siglo XVI, tras la definitiva división de los Menores entre Observantes y Conventuales.

De Giancarlo Rocca, director del Dizionario degli Istituti di Perfezione, se publica el estudio La “forma vitae” dei Minimi tra riforma e novità. Intentar el encuadramiento de los Mínimos dentro del conjunto de la vida religiosa no es tarea fácil. El autor examina, de una parte, las diferentes versiones hasta ahora dadas, para después proceder a un detenido examen del itinerario seguido por la Orden hasta el primer Capítulo General en el que fue aceptada la última redacción de la Regla. En sus conclusiones enfatiza el valor distintivo de la vida cuaresmal como voto (el voto sería la novedad), rechazando a su vez que los mínimos sean una rama o derivación de los franciscanos, aunque conservan los rasgos del modelo medieval y no se colocan por ello entre los institutos característicos de la Edad nueva.

La stagione delle Commende nelle Abbazie benedittine es la breve, pero clara aportación del profesor Roberto Nardin. La institución de los abades comendatarios, nacida en un contexto de decadencia monástica como posible solución, acabó siendo un problema añadido: de “devastantes” califica el autor en la mayoría de los casos los efectos del fenómeno comendatario que conoce su mayor auge en el siglo XV.

Pasquale Corsi, de la Facultad Teológica Puglia de Bari, dedica su relación a laDecadenza del monachesimo greco in Calabria nel sec. XV. Tras delinear el contexto político calabrés desde la desaparición del rey Ladislao D'Angiò-Durazzo hasta la victoria de Fernando el Católico sobre los franceses a inicios del siglo XVI, hace una síntesis de la historia de los monasterios griegos desde la conquista normanda del siglo XI hasta la primera mitad del siglo XV deteniéndose singularmente en la intervención del Cardenal Bessarione como Protector de la Orden de San Basilio y de la Visita que dicho Cardenal encarga a Atanasio Calceopulos.

Gabriella Zarri, de la Universidad de Florencia, se refiere al tema de losReligiosi, eremiti e santi-viventi consiglieri di corte. Tras examinar los ejemplos de algunas “santas vivientes” como Osanna Andreasi y Stefana Quinzani, se detiene más detalladamente en la consideración de los ermitaños Girolamo Redini de Castel Goffredo (fundador de la Congregación de Santa María de Gonzaga, consejero en las cortes de Mantua y Urbino, confiándosele misiones diplomáticas), Arcangelo Canetoli (consejero del duque de Urbino Francesco M. della Rovere y del duque de Nemours Giuliano de'Medici) y Michele Pini (también muy estimado por el duque de Urbino). En conjunto, la autora pone de manifiesto la veneración dispensada a los ermitaños y a su voz “profética” en los siglos XVI y XVII.

Francesco Santi, de la Universidad de Lecce, se ocupa de L'eremitismo irregolare nel secolo XV, es decir el eremitismo no institucionalizado. Señalando en primer lugar las dificultades para una verdadera vertiente eremítica en las tres principales Órdenes mendicantes, pasa después a considerar el eremitismo “docto” (aquel que prioriza la dimensión intelectual sobre la penitencial) en el siglo XV y las circunstancias del contexto eclesial que no favorecían la vida eremítica. Aborda después la mística como verdadera reforma, centrándose en la figura paradigmática de Catalina Vigri de Bolonia, concluyendo en qué forma el eremitismo irregular es la respuesta radical a la crisis espiritual de la Iglesia del tiempo.

L'Osservanza al femminile es el título de la aportación al Congreso efectuada por Mario Sensi. Contra la concepción corriente de la irrelevancia (o, en el mejor de los casos, la dependencia o sujeción) de las mujeres en el protagonismo de las reformas y observancias, Sensi muestra, con abundante aparato bibliográfico, cómo no faltaron mujeres cultas capaces de estar al mismo nivel reformador y cultural de sus coetáneos masculinos. Aquilatando primeramente las características generales del movimiento de la “observantia”, el profesor Sensi pasa a tratar específicamente de la observancia femenina, señalando cómo en ella se acentúa sobre todo la pobreza, ideal de rigor que necesariamente será revisado a partir de 1298, con la obligatoriedad de la clausura para las comunidades religiosas femeninas y la consiguiente exigencia de unas finanzas estables. Sin embargo, las posibilidades se verán abiertas por las comunidades que se enmarcan en terceras órdenes de observancia, a caballo entre el status religioso y el laical. Se presentan los ejemplos de las terciarias de Foligno y las Annunziate de Lombardía, ambas independientes de Órdenes masculinas. Se aborda también cómo en el siglo XV toman impulso las clarisas de observancia y otras comunidades de vida regular, con el progresivo desplazamiento de la reforma/observancia como vinculación a la clausura, especialmente acentuado después de Trento.

Sor María Ángeles Martín, mínima, presenta su estudio Il secondo ordine dei Minimi: recognizione dei monasteri. Tras un cuadro cronológico y una descripción de conjunto que le permite señalar tres momentos de fuerte espiritualidad que se han dado en la historia de la segunda Orden de los Mínimos (el primero de impulso espiritual en relación con las primeras fundaciones; el segundo de consolidación cuando se recibe el empuje de la reforma postridentina; el tercero de renovación en las circunstancias más inquietantes de finales del siglo XIX), pasa a la historia de cada uno de los 23 monasterios de monjas mínimas que han existido hasta ahora.

El Padre Milan Jura, O.M. trata el tema de Formazione e discernimento nell'ordinamento dei Minimi, extrayendo lo que sobre estos dos aspectos puede hallarse en los textos fundacionales (Regla y Correctorio) y en las disposiciones a lo largo del tiempo de los sucesivos Capítulos Generales de los siglos XVI y XVII, para finalmente repasar las referencias que sobre ello se encuentran en los Commentaria ascetica a la Regla del Padre Peyrinis. Hay que aclarar que el Padre Jura concentra su atención únicamente en la formación entendida como inicial, esto es, el noviciado.

Siguen a continuación tres estudios de temática similar y sólo diferenciados por el ámbito geográfico-nacional a que se aplican. Son los de Leonardo Messinese, profesor en el Laterano (I Minimi nella cultura e nella teologia dei secoli XVI-XVII in Italia), Padre Josep M. Prunés, O.M. (Los Mínimos en la cultura y en la teología de los siglos XVI y XVII en España) y del profesor Benoist Pierre, de la Universidad de Tours (I Minimi nella cultura e nella teologia dei secoli XVI-XVII in Francia). El Padre Messinese dedica varias páginas a la reflexión sobre la carencia todavía hoy de una historia de la cultura y de la teología de los Mínimos, es decir, de una estructura narrativa que vaya más allá de la mera acumulación de datos; a continuación resume los perfiles bio-bibliográficos de religiosos italianos de los siglos XVI y XVII, agrupados según la temática de sus obras, para terminar dedicando unos párrafos especiales a la figura del Padre Francesco Fulvio Frugoni. El estudio de Josep M. Prunés se inicia con unas consideraciones generales sobre la formación mínima para seguir después por una visión somera de las obras de mínimos españoles del siglo XVI (incluyendo un excursus sobre la primera obra impresa de autor mínimo) y del siglo XVII, aportando algunos datos complementarios a los que ofrece el Padre Roberti en su todavía irreemplazable Disegno storico; el estudio presenta como anexo una extensa lista de las obras publicadas por los mínimos españoles en el período considerado. La breve, pero sustanciosa, relación de Benoist Pierre sitúa primeramente a los mínimos en la atmósfera penitencial del siglo XVI, su vinculación con el rey Enrique III y su legitimidad como pacificador (vinculación rota con la ejecución del duque Enrique de Guisa y del cardenal de Lorena), y finalmente la evolución de la Orden que pasa de ser un puro referente de radicalidad penitencial a tomar parte activa en el esfuerzo de la Contrarreforma a través de la predicación y de la teología y a su presencia en la vida intelectual y científica, representada esta última por la figura paradigmática del Padre Mersenne.

Alberto Casella ofrece un extenso estudio bajo el título La 'Charitas' paolana nel Terzo Ordine, nelle Confraternite e nelle Pie Unioni: i casi di Genova e Gavi (XVII secolo). Tras la constatación de la escasez de fuentes para el tratamiento exhaustivo del tema, Casella acomete primero sobre el ámbito de Génova la consideración de las Cofradías que tenían como titular a San Francisco de Paula y su vinculación o no con el carisma mínimo; presta una especial atención a la reglamentación de la “Compagnia dei Miseri Afflitti e Tribolati”. En el caso de Gavi examina cómo desde los terciarios mínimos se emprende la fundación de la Cofradía de la Santísima Trinidad y cuáles eran las obras de misericordia que los cofrades ejercían.

La intervención de Monseñor Luigi Renzo, Obispo de Mileto-Nicotera-Tropea, versa sobre Le confraternite di San Francesco di Paola in Calabria; hay que advertir que es, por tanto, erróneo el título que figura en el índice de la obra (“Le confraternite dei Minimi in Calabria”), y lo es especialmente porque, tras haber examinado las cofradías del Santo existentes en las diversas diócesis calabresas, una de las conclusiones más sorprendentes que Monseñor Renzo extrae es el surgimiento de la mayoría de tales agrupaciones en ámbitos ajenos a los conventos minimitanos.

La misma conclusión es extraída respecto a las cofradías pullesas por Luigi Michele de Palma, profesor de la Pontificia Universidad Lateranense, con su relación titulada Confraternite di San Francesco de Paola; tras aportar los datos cuantitativos obtenidos respecto a la difusión de Hermandades y Cofradías del Santo en las diversas regiones italianas, presta una especial atención a la erigida en 1650 en la iglesia romana de San Francisco de Paula ai Monti, de la cual transcribe en apéndice varios documentos pontificios (erección, concesión de indulgencias y elevación a archicofradía).

A Philippe Chenaux se debe la Presentazione della raccolta degli scritti di Alessandro Galuzzi. El profesor Chenaux se ha detenido especialmente, por razones personales pero no sólo por ellas, en dos aspectos a los cuales el malogrado Padre Galuzzi prestó especial atención: la reforma de la Iglesia y la diplomacia de la “santidad”.

El volumen cuenta con un índice final de nombres propios. A lamentar cómo, a pesar de los siete años transcurridos desde la celebración del encuentro hasta la edición de las actas, algunas aportaciones no han podido ser incluidas. Esta contrariedad es tanto más deplorable cuando los autores reluctantes son ellos mismos religiosos mínimos y sus trabajos habían sido especialmente elogiados en las conclusiones del Padre Cargnoni.




 
 

Visite nuestro blog


 
 
  Site Map