Simon Bachelier


El religioso mínimo Simon Bachelier era natural de Reims. En 1622 era Corrector del convento de Trinità-dei-Monti de Roma. Participó en el Capítulo General celebrado en Roma en 1623, siendo elegido Colega General. Habiendo fallecido en agosto de 1624 en el convento de Paula el Corrector General P. Gilles Camart, el Padre Bachelier gobernó como Vicario hasta la celebración en Génova del Capítulo Intermedio de 1625, en el que fue nombrado General; las actas del evento tejen su elogio calificándole de "in gerendis expertum, et de Religione benemeritum…ut iuvenis quidem aetate, prudentia senex". En el Capítulo General celebrado en Barcelona en 1629 fue elegido nuevamente Corrector General. Un buen número de capitulares disidentes protestaron y apelaron al Papa por considerar nula la elección, habida cuenta de que Bachelier llevaba ya cinco años consecutivos gobernando la Orden. Casada la elección por el Papa en 1630 (Breve Iniuncti nobis), Bachelier fue nombrado Procurador General. En mayo de 1637, siendo Provincial de Champaña, estuvo en España con el pretexto de la devoción de la Reina francesa por San Isidoro, pero en realidad negociando, como agente de Richelieu, infructuosamente paces con el Conde-Duque de Olivares. Al parecer, no participó deliberadamente en el Capítulo General Intermedio celebrado en Génova en septiembre de 1637, en el que fue elegido Corrector General el P. Raffaele Pizzurno. Whitmore entendió que, considerando la elección inválida, Bachelier ejerció como General en Francia en los años siguientes; lo cierto es que pretendiendo tal cometido, o más probablemente ejerciendo como Visitador General, topó con la oposición del P. Pierre Flasche, Provincial de París. En 1646 Simon Bachelier participó, esta vez en virtud de Breve Apostólico (texto conservado en la Bibliothèque Nationale, Fonds Français, nº 15721, fol. 730), en el Capítulo General de la Orden que se celebró en Génova.

Grabado representando al Padre Bachelier