Biblioteca


Dependencia conventual en la que se hallan, convenientemente ordenados y custodiados, los libros y manuscritos, excluidos los administrativos, pertenecientes a la comunidad religiosa. Algunas disposiciones de Capítulos Generales insistieron en que hubiese biblioteca al menos en las casas de estudio y en los conventos principales; asimismo, indicaron que los libros y escritos relictos de los religiosos fallecidos fuesen depositados en la biblioteca. Se prohibió también que los libros pudiesen venderse, pignorarse o disponer de ellos de cualquier otra forma, onerosa o no. El Directorio actual de la Orden de los Mínimos dispone que en todo convento exista biblioteca y que se presupueste anualmente una cantidad generosa para su actualización.