Joseph Roma


El Padre Joseph Roma nació en la zona de Béarn en 1687. Estudió humanidades con los jesuitas de Toulouse y en 1701 entró en la Orden de los Mínimos, profesando en el convento de San Roque de Toulouse en el año 1703. Allí tuvo como preceptor al Padre Jean Saguens, quien advirtió en seguida su aptitud para el estudio y la ciencia. Fray Joseph Roma pasó en 1705 a estudiar filosofía y teología al Convento de la Trinità de Roma. Su aprovechamiento fue tal que en 1711 se le confiaron ya tareas de enseñanza en el mismo convento. Su saber le hizo adquirir cierto renombre en Roma, especialmente su facilidad para hablar fluidamente en latín. Hacia 1714 daba su aprobación como teólogo al Tractatus de Scriptura Sacra de I.H. Amat de Graveson. En 1715 era teólogo del Cardenal Albani. En 1716 el Capítulo General de los Mínimos celebrado en Valencia le designó como Cronista General de la Orden, función de la que unos años más tarde tuvo que excusarse a causa de sus obligaciones académicas. Por motivos de salud, se determinó que volviera a Toulouse. Pasando por Turín fue recibido por el rey Víctor Amadeo, quien decidió destinarle como profesor para la Universidad que entonces estaba proyectando. El Padre Roma pasó unos años en Toulouse donde fue Corrector local y Provincial de Aquitania. Reclamado a Turín por el Rey Víctor Amadeo, se le nombró profesor de Física experimental en la nueva Universidad taurinense que inició su andadura en 1720. En este cometido adquirió desde 1721 diversas máquinas para implementar experimentalmente la enseñanza. El Padre Roma enseñó la citada materia, no sin al inicio ciertos choques con antiguos profesores aristotélicos que desconfiaban de su admisión de presupuestos cartesianos, durante trece años; fue Prefecto de la biblioteca desde septiembre de 1732. Además, fue preceptor del Príncipe de Soissons. El Padre Saguens le dedicó en 1721 el primer tomo de sus Opusculorum. En 1728 en el Capítulo General celebrado en Pesaro, en el que participó como Comiso de Saboya y pronunció en la catedral la Oratio antecedente a la elección del General, fue elegido Colega General por la nación francesa. En 1732 redactó las Instrucciones para los profesores de filosofía, recomendando que los estudiantes leyeran a Descartes, a Gassendi, a Galileo, a Locke, a Newton. Ese mismo año dejó la cátedra de Física en la universidad, en la que le sucedió otro mínimo (el P. Francesco Garro); seguidamente el rey Carlos Manuel le nombró Consejero de Estado y Bibliotecario Real. En 1734 participó en el Capítulo General celebrado en Marsella. Falleció en Turín el 13 de marzo de 1736, siendo Vicario General de la Provincia de Saboya. El Padre Roma fue citado con elogio por Montesquieu y fue incluido por el P.Jacquier en las notas ilustrativas de su Oratio in laudem Ordinis Minimorum pronunciada en Florencia en 1764.Obras: Se le atribuye el manuscrito Phisica experimentalis conservado en la Biblioteca Nacional de Turín.


BIBLIOGRAFÍA: