logo minimospedia

Didier de la Motte ( o de la Mothe)

Natural de Langres, el Padre mínimo Didier de la Motte, dotado de una amplísima cultura, se abismaba a menudo, según Thuillier, en la contemplación de las cosas divinas hasta el éxtasis, lo que no le impedía demostrar una gran pericia en el desempeño de los asuntos temporales de la Orden, con admiración de los que le conocieron en Roma. Fue elegido Colega General por la nación francesa en el Capítulo General celebrado en París en 1520. Fue Secretario del Capítulo General celebrado en Roma en 1523, así como del celebrado en Málaga en 1526, en el cual fue elegido Procurador General de la Orden. Entre sus logros, hay que destacar la obtención de la aprobación y confirmación del Oficio y Misa de San Francisco de Paula. En el Capítulo General de 1529 celebrado en Grenoble, pese a hallarse él en Roma por razón de su oficio, fue elegido por mayoría absoluta Corrector General de la Orden; la elección fue confirmada por Breve de Clemente VII que además trataba de facilitar la Visita canónica a efectuar en las diversas regiones donde la Orden estaba implantada. Según Montoya, el Padre de la Motte fue "notablemente favorecedor de los virtuosos y acérrimo reprehensor de los no bien morigerados"; también dice que era puesto por el Papa Clemente VII como ejemplo a Superiores de otras Órdenes ("El govierno de fray Desiderio es como deve ser, ojalá todos myreis así por vuestros ganados"). Al concluir su Generalato en el Capítulo General celebrado en Génova en 1532, fue nuevamente elegido como Procurador.

Durante el sacco de Roma, los imperiales entraron en el convento de Trinità-dei-Monti y hallando al Padre de la Motte lo torturaron en vistas a obtener como botín las riquezas que suponían tenía la Orden. No obteniendo sus propósitos, lo abandonaron colgado de modo que no podría evitar la muerte. El mínimo invocó la ayuda de San Francisco de Paula, prometiendo con voto ir a visitar su tumba en Tours si salvaba la vida. Aunque con secuelas por los tormentos sufridos, viajó al año siguiente a Tours cumpliendo lo prometido; el cuerpo del Santo se halló incorrupto y el Padre de la Motte substituyó el sudario que le cubría el rostro, llevándose el original como reliquia a Roma; se dice que antes de emprender el viaje de vuelta, sus dolencias habían desaparecido.

Didier de la Motte

Grabado-retrato (nótese el error de "Electus Romae")

BIBLIOGRAFÍA: